Zocalo de Puebla su historia y curiosidades

Les hablaré como era el Zócalo de Puebla hace algunos ayeres, que es lo que se hacía y sus lugares representativos los cuales en la actualidad ya no están.
Les hablaré como era el Zócalo de Puebla hace algunos ayeres, que es lo que se hacía y sus lugares representativos los cuales en la actualidad ya no están.

 

 

ZOCALO POBLANO

¿Dónde Está el Zócalo?

! Que imponente ¡ es el Zócalo o Plaza de Armas de la ciudad de Puebla esta es una exclamación que todos hacen al contemplar nuestra plaza monumental ubicada precisamente en el corazón de la Puebla de Zaragoza.  Pero es necesario recordar que en este sitio no se ubicaron los primeros asentamientos humanos, producto, según cuenta la leyenda, del sueño de Fray Julián Garcés, el «Motolinia» fundador de nuestra urbe.

Las primeras construcciones se realizaron en lo que hoy son, los coloniales Barrios del Alto y de la Cruz, a la ribera del río de San Francisco, hoy ya entubado y que da paso al Boulevard Héroes del Cinco de Mayo.

Nuestro zócalo, lleno de recuerdos, produce en mi espíritu nostalgias y alegrías, remembranzas de una época que no distante, sí es con el paso de los años, lugar de historia y tradiciones para evocar reminiscencias.

Sentado en una de sus bancas, contemplo el aletear de cientos de palomas que a su vez hacen su nido en la majestuosidad de las torres de la Catedral poblana. Palomas que día a día (en esos tiempos hablo de principios de los 90s), desde muy temprano la mano sincera, humana y llena de fraternidad para con todo lo bello de la naturaleza de don Jesús Moreno Valle, que era llamado el  «hombre de las palomas» (ya fallecido), con paso firme y casi una devoción, les llevaba alimento para su conservación y disfrute de su canto y belleza de vuelo.

i Qué espectáculo es todo ello ! y más aún contemplar lá sonrisa, bondad y candor de los niños que disfrutan y juegan con estas aves, acompañados de sus padres y en muchas ocasiones estas parvadas sirven de marco para la fotografía que tanto a los turistas como a los mismos poblanos obtienen como recuerdo de la Puebla que visitan o viven en la actualidad.

Zócalo poblano, rodeado de cuatro Portales.  Asi es dije cuatro… ¡Sí!, no son tres, son cuatro. Como tampoco son tres los Juanes que Puebla ha dado a la historia de la Patria, sino también, son cuatro los Juanes Patriotas: Juan N. Méndez, Juan Francisco Lucas, Juan C. Bonilla y el cuarto, Juan Galindo, General de la sierra norte de Puebla que hizo inclinar la cerviz a los invasores franceses en aquellos recónditos parajes de nuestra entidad federativa.

Cuatro portales según relatan las crónicas de la época que rodean a los bellos jardines y andadores del zócalo. 


El Portal Morelos o antiguo Portal de las Flores

Comprendido entre las Maximino Avila Camacho y Avenida 3 Oriente sobre la calle 2 Sur. Portal Juárez, llamado anteriormente de Iturbide y que por gestiones del exregidor del Ayuntamiento Manuel Sánchez Pontón (foto en la parte de abajo), destacado periodista poblano, nombre que hoy ostenta para orgullo de los poblanos y de nuestra vocación republicana. Este portal hace esquina con la avenida Reforma e inicia la calle 16 de Septiembre hacia el sur.

Portal Hidalgo, comprendido entre la avenida 5 de Mayo y Pasaje del Ayuntamiento, teniendo como frente al zócalo y catedral poblana.

El Pasaje, sirve para delimitar el nombre de este portal.


Porque continuando hacia la 2 Norte, sobre la construcción del Palacio Municipal, desde 1903 recibe el nombre de Portal del Palacio.

En esos tiempos  desde mi banca en pleno zócalo, observo un detalle casi desconocido para todos los poblanos. Las arquerías del Portal Juárez, las últimas ocho, que hacen esquina con la avenida Reforma son más pequeñas que las de su misma calle o de todo el conjunto de arquerías que configuran estos cuatro portales.

¿Lo haz notado si eres poblano..?

Por estos andadores en el ayer adoquinados, ha pasado el tiempo y se ha hecho parte de la historia de nuestra ciudad.

Por este lugar cruzó un día don Benito Juárez siendo Presidente de la República para ir a inaugurar la antigua estación del ferrocarril del Mexicano.

Por sus árboles, algunos centenarios, pasearon en unión de amigos y correligionarios preparando su respuesta cívica al Plan de San Luis del mártir de la Democracia Francisco I. Madero, los hermanos Aquiles, Máximo y Carmen Serdán, precursores del movimiento revolucionario de 1910 en la ciudad capital de Puebla y el mismo Madero pisó sus baldosas cuando se dirigió para hablar a los poblanos durante su Campaña Presidencial en lo que posteriormente se llamó el Puente de la Democracia, avenida 18 Oriente y Boulevard Héroes del Cinco de Mayo.

Datos curiosos del zocalo de Puebla

Para comenzar son Cuatro, no Tres, los Portales que lo Rodean
Por Esta Zona Caminaron Benito Juárez y Madero
Kiosco, Рajarera, Fuentes y Pasco Familiar, su Ambiente
El Visitante lo Primero que Pregunta: ¿ y donde esta el zocalo?


Estos jardines, su aroma y presencia netamente provinciana, me hacen evocar al maestro Carlos M. Ibarra cuando en aquellas pláticas ilustrativas y llenas de fervor cívico me comentaba que hay que dudar de los movimientos sociales que surjan de las grandes capitales.

Las revoluciones que han transformado a los pueblos y en especial a nuestro país, han surgido de las provincias, porque éstas son alma y expresión de la Patriá, lugares de vivencias nacionalistas y republicanas, nunca conservadoras.

Mis recuerdos tambien se acentúan para pensar que fue precisamente en este Zócalo de Puebla en su parte central, donde existía  en esa epoca un Kiosco morisco y desde ahí escuché en esas epocas llevado de la mano de mis padres, las marciales y bellas composiciones musicales interpretadas por la tradicional Banda Municipal.

Desde este kiosco fueron muchas las gargantas que impregnadas de revolución y cambios sociales, se dejaron escuchar en la ruta de nuestro pueblo por la obtención de la justicia social. En el Zócalo de Puebla, siendo estudiante de nivel medio, ví cómo la clase pensante de nuestra ciudad, aún cuando muchos no lo apoyaran públicamente por sus relaciones con el Estado por fórmulas interiores de partidos o asociaciones opuestas, se reunieron más de mil personas para escuchar al licenciado Vicente Lombardo Toledano en sus famosas y educativas intervenciones políticas por medio de la fuerza de la palabra.

Lombardo Toledano fue un poblano de prestigio para nuestro estado.


Aún recuerdo las voces juveniles impregnadas de una gran emoción y dinámica nacionalista, la de aquellos estudiantes universitarios que organizamos precisamente en la esquina del zócalo y la avenida Reforma un día domingo por la noche, un mitin para protestar en contra del General Miguel Ydígoras Fuentes en aquel entonces Presidente de la hermana República de Guatemala que había ordenado se ametrallaran en aguas internacionales embarcaciones mexicanas.

Ahí hablaron Horacio Hidalgo Mendoza, Enrique Cabrera Barroso, Ramiro Noel Contreras entre otros.

Recuerdo que en ese acto se pidio el uso de la palabra el licenciado Miguel López y González Pacheco, maestro universitario de aquellá época, el cual subió al estrado improvisado que teníamos (el techo de una camioneta) y también expuso su forma de pensar sobre el acto que habíamos convocado a la población.

El resultado de esta concertación nacional de protesta hizo que el Presidente de la República ciudadano Adolfo López Mateos, rompiera relaciones con el gobierno de aquel país.

Por cierto, cuando Adolfo López Mateos visitó como candidato presidencial la Ciudad de Puebla, por estas losas del zócalo de aqui de Puebla paseó un día por la noche, (aún parece que lo estoy viendo acompañado del Gobernador del Estado Fausto M. Ortega, del doctor y general Rafael Moreno Valle), del también general y Constituyente del 17, Donato Bravo Izquierdo. 

Evoco las flores del ócalo de Puebla que por las noches aromaron con su perfume el ambiente y que dieron y dan vida a los suenos de amor de cientos de parejas de enamorados que iniciaron su romance en estos parajes y muchos de ellos se unieron y formaron familia, otorgando vida a nuevos seres que hoy orgullosamente la mayoria son poblanos.

Por estos lugares tuve el privilegio de conocer y tratar (aún cuando fue muy poco) al humanista profesor Ramón Díaz Ordaz, acompanado de mi inolvidable maestro y amigo el licenciado José Bailleres. hombre de doctrinaria conducta revolucionaria.

Por estos rumbos cuando estudiaba (?) en unión de amigos, saludábamos a Pedro Angel Palou, hombre valioso en el quehacer cultural poblano, quien como siempre, raudo y a paso veloz se dirigía hacia la redacción de El Sol de Puebla, para escribir en ese entonces sus columnas periodísticas: “Fugas» y crónicas deportivas.

zocalo de puebla en la actualidad 2022
zócalo puebla foto tomada en la actualidad 2022

¿Quién no recuerda los paseos dominicales aquí en el zócalo de Puebla…?

Las mujeres más bellas y los caballeros más rendidos se hacían cita por estos lugares. Por la calzada principal que está frente a los Portales Hidalgo y del palacio, paseaba la gente aristócrata de la época, la que después cambió de lugar para el tránsito dominical o día festivo dentro de estos portales.

Por el lado de Catedral, la gente del pueblo mirando siempre hacia lo alto para dialogar con su alegría y limpieza de alma con lo sincero y noble del mundo. Por los costados, la población de clase media.Los domingos y días festivos era clásico ver a todo Puebla disfrutando de nuestro clima y ambiente. Hoy que el mundo está cambiando puedo decir que con él también mi ciudad (incluyendo lo de la pandemia).

Ya no hay privilegios o sitios determinados para la gente, todos somos iguales y todos tenemos el mismo derecho de disfrutar de nuestra ciudad y por consecuencia del colorido y recreo que da nuestro zócalo Poblano.

Hubo una época que en este sitio se quisieron revivir los tiempos de los “grandes paseos» y fue precisamente el Genéral Nava Castillo, Gobernador de Puebla, quien trató de hacerlo.

Mandó construir un “toldo” a todo lo largo de la cinta principal del zócalo de Puebla, por el lado de los Portales Hidalgo y del Palacio, sólo recuerdo que algunas parejas pasearon, pero con el tiempo todo se diluyó y con ello, la lona nunca volvió.

Mi evocación a este tránsito y diario deambular de los poblanos, cita de encuentro de negocios o noviazgos, de amistades o punto de reunión para partir a otros lugares, me hacen retrotraer a la época en que existía un bello monumento que los mal intencionados cívicos que en todas partes se encuentran, le llamaron “de la tamalera”, a una figura hecha de bronce en tamaño gigante, de una mujer en posición de rodillas, donde se ve claramente rendida pero con gran dignidad.

El Monumento desapareció y dio lugar a un pequeño montículo con un asta bandera que hasta la fecha recuerda el heroico acto de rendición del general González Ortega. Había una pajarera que era el disfrute de los niños, no sé qué haya sido de ella, lo que sí sé, es que se derrumbó el antiestético cuarto que guardaba una subestación eléctrica sobre la lateral frente al Portal Juárez; así como también me consta porque ahí están todavía, que existen cuatro hermosas estatuas de bronce con las que diferentes colonias de ciudadanos extranjeros, hoy, su descendencia; algunos más mexicanos que muchos que se dicen serlo, obsequiaron a la ciudad para engalanarla y conmemorar con estas figuras el Centenario de nuestra Independencia Nacional.


Por este lugar se acudía a la cafetería La Princesa donde se saboreaba un exquisito atole y tamales poblanos, fue el primer restaurante que por sus precios bajos se estableció en Puebla. Y qué decir cuando con amigos cruzábamos el zócalo para ir al restaurante de chinos  el llamado «Chop Suey» propiedad de la familia Cinco, donde saboreábamos un delicioso calé con leche y sus famosos bisquets… Lástima que hayan desaparecido estos cafés, toda una tradición gastronómica propiedad de gente oriental.

Cuando un visitante llega a nuestra ciudad lo primero que pregunta es ¿dónde esta el zócalo?, ya que este lugar es punto de partida para conocer la Catedral, Santo Domingo y su Capilla del Rosario, el Museo Bello, el mercado del Parián y sus artículos de ónix y talavera, las camoterías (que ya quedan pocas hoy 2022) de Santa Clara, el Museo de la Revolución Mexicana, la Casa de Alfeñique y el Barrio del Artista, que por cierto este año si no mal recuierdo festeja el ochenta años de su fundación y los artistas del pincel y la escultura ahí asociados nos prepararan me imagino  grandes acontecimientos culturales. Todo esto, por su cercanía, permite al visitante acudir primero al zócalo poblano, espejo diario de su belleza y trabajo.

Por el zócalo en multitud de ocasiones cruzábamos para ir al encuentro del corredor más grande
que existe en Puebla, de grandes bóvedas y ventanas, corredor que se encuentra en Ia parte alta de mi inolvidable Universidad Autónoma de Puebla (BUAP), 122 metros de largo, así como también “a establecer diálogo» tratando de descifrar el tiempo, con los dos leones tallados en piedra que dan acceso a la escalera principal de este centro de estudios.

Me recuerdo las crónicas «Universitarias» de El Sol de Puebla, que sobre el caso de la charla de los Leones escribía Felipe Morales, cuyos escritos fueron reflejo de un tiempo estudiantil,una época juvenil de Puebla.

¿Y del zócalo, los días de fiesta? Los grandes y vistosos desfiles de estudiantes poblanos, la gente se arremolinaba en este lugar y desde muy temprana hora apartaba sus lugares, lo principal, era contemplar sea el desfile militar del Cinco de Mayo o bien el deportivo del 18 de noviembre, que siempre encabezaba el maestro Baraquiel Alatriste.Por este sitio vi pasar la majestuosidad civica de un hombre de la Republica,el venerable «Sargento» De la Rosa, corneta de Humboldt, los «indios» de Zacapoaxtla, tradición en los desfiles que no se ha perdido.

Los escolares,en fin,de toda la ciudad, marchamos algún día por estas calles laterales de nuestro zócalo de Puebla manifestando una vez más, que en nuestra vida algo tenemos también para imitar como lo es la marcialidad de los soldados.

En el Zócalo de Puebla se colocó una vez el famoso «brasero azteca» para recordar a los tiempos que México y con él varios estados de nuestra República, tuvimos el honor de ser anfitriones de una Olimpiada Mundial. Por cierto, hoy desde mi banca en el zócalo donde se colocó este brasero no veo nada. ;Dónde habrá quedado…?.

Del zócalo recuerdo la bullanguería de sus jóvenes quienes al terminar una carrera profesional, acudían a sus fuentes y hoy a la de San Miguel, para recibir el baño acostumbrado de fin de cursos o también de aquellas y tradicionales novatadas -aquellas que no volverán- en los días del estudiante o principio de estudios.

La Fuente de San Miguel ha sido desde su construcción una fuente viajera. Lo mismo estuvo cuando se construyó en el espacio medio del zócalo, posteriormente fue trasladada frente a la casa de los canteros que la hicieron, en la calle 8 Norte, frente al Teatro Principal y después en época moderna regresó a su sitio de origen hasta dode esta en estos momentos.

Desde mi banca, recuerdo que la fuente de San Miguel tiene una copia que está ubicada en el jardín de la Colonia América. 

Lo mismo el poblano o el visitante, nadie se ha perdido la ocasión de vivir y regocijarse en esta área que habla de Puebla y su historia y que cada día hace historia y cubre nuevos espacios en el vivir citadino.

El Zócalo Poblano ha sido nido de ferviente nacionalismo los quince de septiembre de cada año, lugar donde el pueblo se cita para vitorear a los héroes que nos dieron Patria y Libertad, así como para escuchar nuestro“tradicional Grito de Dolores» en la voz del Gobernador del Estado y autoridades municipales.

Zócalo poblano, paso obligado para el encuentro con la ciencia y el saber en la Universidad o la religiosidad en Catedral. Desde mi banca de hierro fundido, contemplo las rejas que rodean a este templo y observo que en diferentes espacios de la misma, está prabada el águila republicana que mira hacia el asiento de los poderes civiles.

Asimismo, mi vista la dirijo hacia la ésquina que forma y forja opinión ciudadana en la palabra impresa de los periódicos: El Sol de Puebla y la Voz de Puebla (no se si realmente siga este periodico).

Zócalo, lugar de atractivos y belleza, esplendor y sol nutriente de cariño, sitio de recuerdos y vivir, lugar y espacio poblano, espacio y lugar para soñar y reconfortar, para descansar, para animar y dinamizar voluntades, por él y por lo que le rodea, por el siempre expresar con sinceridad y emoción: ;Me siento orgulloso de ser poblano!.

 

Pellentesque sit amet luctus ante, eget condimentum odio. Praesent in mauris nec dui finibus posuere vel ut mauris. Vivamus placerat mi et diam tristique leo vestibulum. Nullam purus lectus, porttitor in purus.

Instagram Embed

https://www.instagram.com/p/BpmueLLgEn_/?utm_source=ig_share_sheet\u0026igshid=1hcxphic7p9e2

Summary

Porta pretium turpis lectus risus dis venenatis eros sem magnis metus natoque conubia nonummy tellus eleifend litora rutrum lectus etiam porta, curabitur. Convallis senectus velit tincidunt fusce mauris tempor.